Acceso a obras protegidas por derechos de autor por parte de personas con discapacidad.

Una Directiva Europea de 2017 permite ciertos usos de determinadas obras protegidas por derechos de autor en favor de personas con ceguera, con discapacidad visual y con otras dificultades para acceder a textos impresos.

Mediante la Directiva (UE) 2017/1564 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de septiembre de 2017, se da cumplimiento a las obligaciones que debe asumir la Unión en virtud del Tratado de Marrakech, de 27 de junio de 2013, para facilitar el acceso a las obras publicadas a las personas con ceguera, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso, cuyo objetivo es mejorar la disponibilidad y el intercambio transfronterizo de determinadas obras y otras prestaciones protegidas, en formatos accesibles. Todo ello, en consonancia con los postulados recogidos en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

El límite a los derechos de propiedad intelectual para la producción y difusión de ejemplares en formatos accesibles de determinadas obras y otras prestaciones protegidas en beneficio de personas con discapacidad, se encuentra recogido en el ordenamiento jurídico español desde 1996, por lo que el núcleo material fundamental de esta directiva ya forma parte del Derecho español. No obstante, ha sido necesario proceder a la modificación del texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual al objeto de incorporar las garantías necesarias para la aplicación de este límite en el tráfico intraeuropeo de bienes y servicios. Dicha modificación se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado el pasado 14 de abril mediante el Real Decreto-ley 2/2018, de 13 de abril.

Con la nueva norma, no será necesaria la autorización del titular de los derechos de propiedad intelectual, para realizar determinados actos de reproducción, distribución y comunicación pública de obras ya divulgadas siempre que se cumplan unos requisitos:
• se realicen en beneficio de personas con discapacidad,
• carezcan de finalidad lucrativa,
• guarden una relación directa con la discapacidad de que se trate,
• se lleven a cabo mediante un procedimiento o medio adaptado a la discapacidad y se limiten a lo que ésta exige.

La norma establece las entidades autorizadas que pueden realizar esos actos de reproducción, distribución y comunicación pública de obras así como las obligaciones de las mismas, entre las que se encuentra informar al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el cual remitirá la información a la Comisión Europea.

Con todo ello se mejora el acceso de las personas con discapacidad visual a las obras impresas, abriendo el tráfico intracomunitario de las obras adaptadas para su acceso por estas personas mediante, por ejemplo, el sistema Braille o la producción de audiolibros.

Share
Esta entrada fue publicada en Accesibilidad, Actualidad, Publicaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.
Ir al comienzo

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *