Accesibilidad en bibliotecas públicas. Una jornada para la reflexión y el aprendizaje

Que las bibliotecas deben ser capaces de asegurar el acceso y disfrute de sus servicios a todas las personas, sin importar sus características físicas, sociales o de cualquier otra índole no es una mera cuestión asistencial, sino un planteamiento que responde a la defensa de derechos como el acceso a la educación, al ocio, a la formación, al empleo y, por supuesto, a la cultura.

El artículo 30 de la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad, “Participación en la vida cultural, las actividades recreativas, el esparcimiento y el deporte”, reconoce el derecho de las personas con discapacidad a participar, en igualdad de condiciones con las demás, en la vida cultural y a adoptar todas las medidas pertinentes para asegurar que las personas con discapacidad tengan acceso a las bibliotecas, entre otros lugares, y a materiales culturales.

Además de ubicarse en edificios accesibles, es necesario adaptar el funcionamiento de las bibliotecas a todo tipo de personas. La accesibilidad en nuestras bibliotecas ha de ser entendida en su sentido más amplio. No es solo importante que la persona con discapacidad pueda acceder al edificio, sino que ha de tener a su alcance todos los servicios y productos culturales que en ellas se ofrecen.

 

 

 

 

 

Haciéndose eco de estos planteamientos, la Dirección General de Innovación Cultural y Del Libro de la Consejería de Cultura y la Dirección General de Personas con Discapacidad de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales celebraron ayer, día 9 de mayo, una jornada sobre Accesibilidad y Diseño Universal en las bibliotecas públicas.

El encuentro tuvo lugar en la Biblioteca Infanta Elena, de Sevilla, sita en la Av. de María Luisa, 8, en horario de 10:00 a 14:30 h.

El objetivo de la jornada fue dar a conocer cuáles son  las necesidades específicas de las personas con diferentes discapacidades para acceder sin trabas tanto a los espacios físicos como a los bienes y servicios que se ofrecen por parte de las bibliotecas, así como los requerimientos que deben reunir los espacios, bienes y servicios para promover el fomento de la lectura y las actividades culturales que se desarrollan en las bibliotecas, entre todas las personas, con independencia de cuáles sean sus capacidades funcionales.

La jornada se centró en algunos requisitos arquitectónicos que deben cumplir los edificios destinados a bibliotecas para que sean accesibles y sobre pautas de atención a personas con diferentes capacidades funcionales.

Asistieron representantes de bibliotecas públicas de todas las provincias andaluzas y personas pertenecientes al movimiento asociativo de los distintos sectores de la discapacidad física, sensorial e intelectual: FAMS COCEMFE SEVILLA, ONCE, FAPAS, INSTITUTO DE LECTURA FÁCIL, especializadas todas ellas en las diferentes perspectivas de la accesibilidad: la accesibilidad física, accesibilidad en la comunicación y accesibilidad cognitiva. Como ponentes intervinieron, además de la jefa del Departamento de Accesibilidad de nuestra Consejería, personas con amplia experiencia en la materia, que colaboran estrechamente con la Dirección General de Personas con Discapacidad.

 

Share
Esta entrada fue publicada en Accesibilidad, Actualidad, Empleo, Formación, Publicaciones y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.
Ir al comienzo

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *