Avanzando en Lectura fácil. Se inicia un proyecto piloto de lenguaje judicial asequible para personas con discapacidad intelectual en Andalucía

Se llama lectura fácil a aquellos contenidos que han sido resumidos y realizados con lenguaje sencillo y claro, de forma que puedan ser entendidos por personas con discapacidad cognitiva o discapacidad intelectual.

Cuando hablamos de lenguaje fácil hablamos de eso, de lenguaje fácil, no infantil ni simplista. No se debe confundir la utilización de lenguaje sencillo y claro con a la utilización de lenguaje infantil o demasiado coloquial. El rasgo esencial que le caracteriza es que la información no sea confusa y que esté bien estructurada.

Este tipo de textos en lectura fácil no solo van dirigidos a personas con discapacidad intelectual, sino también a personas con baja formación cultural, personas mayores, inmigrantes por su falta de dominio del idioma o personas con dificultades de lenguaje y/o de comprensión lectora.

Las normas básicas de la Lectura Fácil consisten en usar oraciones simples y cortas, con la estructura de sujeto+verbo+complemento, escribir de modo directo, limitar el número de ideas que se exponen, dar preferencia a la voz activa sobre la pasiva y recurrir siempre al mismo sinónimo.

Para realizar un texto en lectura fácil hay que seguir diversas pautas, las más importantes son las siguientes:

– Siempre utilizar frases cortas.
– Es importante evitar frases en negativa.
– Evitar uso de muchos números, y si se ponen mejor en número que en letra.
– No utilizar metáforas o comparaciones que puedan ser confusas.
– Utilizar un mensaje a transmitir en cada frase.
– Encadenar las frases una con otra para que la persona pueda seguir el hilo de la  información.
– Incluir imágenes o pictogramas.

¿Qué aspectos debemos evitar?. Los tecnicismos, el lenguaje figurado, los tiempos verbales del subjuntivo y el condicional, las oraciones impersonales y complejas, las abreviaturas y siglas, el punto y coma, los puntos suspensivos y los incisos que rompen la continuidad.

Como un avance más en el uso de la Lectura Fácil los jueces andaluces han empezado un proyecto piloto mediante el cual van a preparar un lenguaje judicial asequible para personas con discapacidad intelectual. En una primera fase se aplicará en los Juzgados de Familia de Sevilla para sentencias relativas a la modificación de la capacidad jurídica y se ampliará luego al resto de tribunales andaluces.

El proyecto piloto comienza esta semana en el Juzgado de Familia 26 de Sevilla. Un primer grupo de cinco sentencias que afectan a la capacidad de obrar de personas con minusvalía psíquica se va a traducir al sistema de Lectura Fácil. La juez comprobará que su resolución ha sido correctamente “traducida”  y a continuación notificará los dos textos -la sentencia y su adaptación- a la persona interesada.

Se trata de un proyecto emprendido por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y la asociación Plena Inclusión, que agrupa a un millar de entidades de defensa de los derechos de las personas con discapacidad intelectual en toda España.

Esta iniciativa de Lectura Fácil se suma a otras buenas prácticas ya existentes en nuestra Comunidad Autónoma. Algunas de ellas son:

.- La publicación de nuestro Estatuto de Autonomía
.- Actuaciones del Defensor del Pueblo Andaluz
.- La carta de servicios de la Red Andalucía Emprende

Share
Esta entrada fue publicada en ¿Sabías qué?, Accesibilidad, Actualidad y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.
Ir al comienzo

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *